Unos 50 mil tapabocas fueron incautados por falsificar los barbijos del Conicet, tras once allanamientos en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires. Los estafadores confeccionaban y vendían los productos imitando a la marca Atom Protect, sin autorización de comercialización ni cumplimiento de las medidas sanitarias exigidas por la Anmat. Se trató de tres tipos de productos, según pudo conocer Clarín.

La investigación comenzó luego de que desde Atom Protect denunciaran la circulación de estos barbijos falsos. La manufactura no buscaba simplemente imitar el estilo. Las telas eran similares en color y textura a las utilizadas para los originales, y llevaban la estampa tipo sello de la marca. Los elásticos y la moldería eran muy parecidos.

“Desarrollo conjunto Conicet NanoDak”, dicen los fabricados por la empresa Nano Dak, que ya fue denunciada por Conicet, según contó a Clarín Candelaria Guerreiro, desarrolladora de producto dentro de Atom Protect, y detalló que elaboran tres tipos de barbijos:

Son los “N98” de NanoDak, que copian en apariencia a los “black” de Atom Protect, que tienen un tono gris plomo; los sociales que imitan a los lilas de Atom Protect, pero –a diferencia de aquellos- son de color fucsia- y los de niños, que a diferencia del de Atom Protect que es de color lila, se producía en otros colores, como fucsia y celeste.

Además de decir que son de Conicet, los barbijos de NanoDak carecen de las propiedadesde los desarrollados tras una investigación de científicos del Conicet, la Universidad Nacional de San Martin (Unsam) y la Universidad de Buenos Aires (UBA), más una cooperación entre el Estado y una PyME.

Los barbijos de Atom Protect, que se lanzaron al mercado en agosto de 2020, no solo ofrecen una barrera mecánica contra el Covid como otros tapabocas, sino una química. Gracias a los tratamientos de las telas, logra inactivar tanto a virus, como a bacterias y hongos.

Los de NanoDak “fueron analizados por la Unsam y se comprobó que no tienen nanopartículas, que son los activos sanitizantes”, informó Barreiro, que hace casi dos meses comenzó a descubrir que en redes sociales, en Mercado Libre y en algunos grupos de Facebook se comercializaban falsificaciones de los Atom Protect.

Eran distintos grupos de falsificadores. Además de los NanoDak, había otros dos productos que directamente llevaban la marca de Atom Protect. En este sentido, Barreiro indicó que se puede prestar atención a tres variables:

  • 1Packaging. “La bolsita donde vienen empaquetados los barbijos falsos es más oscura. Se nota en particular en dos circulitos que son super oscuros”, aseguró Barreiro.
  • Estampado. “En la inscripción de la marca sobre la tela del tapaboca, hay algunos donde se ve expandido, como borroso, y en el otro caso, utiliza una tipografía distinta”, señaló.
  • Tela interior. “En la parte verde del barbijo, la tela que va hacia la cara, uno de los modelos tiene la marca impresa, que no es algo que lleve en Atom Protect”, indicó.

Si se comprara por cantidad, la desarrolladora destacó que la caja es distinta. “Es lo que nosotros llamamos blíster, que contiene los barbijos para las farmacias, que compraron bastantes de los truchos. Nosotros cambiamos el modelo de la caja. Nuestras cajas vienen de 60 unidades y estas siguen trayendo 40”.

Dónde comprar los Atom Protect

El caso pone en agenda nuevamente la importancia de adquirir este tipo de productos de uso social, pero como medida preventiva al contagio en el marco de la pandemia, en farmacias, lugares confiables y tiendas oficiales, pero ¿cómo reconocer estos barbijos que ya están en circulación de los originales?

“La verdad es que esto es lo mismo que pasa con un billete trucho. Están hechos para que no te des cuenta de que no es el original. Si vos tenés un Atom Protect y lo comparás, te das cuenta de que es una falsificación, pero sino es muy difícil”, aseguró aClarín Alan Gontmaher, director de Atom Protect, que formó parte de la investigación.

Hace un mes, relata, una señora que llevaba un tiempo utilizando barbijos falsificados que había adquirido por Instagram se acercó a la fábrica y le contó que su marido tenía cáncer. “Yo compré esto porque mi marido tiene factor de riesgo para que esté protegido y estaba totalmente indefenso”, le dijo.

Para Gontamaher, es importante recordar que adquirir un barbijo falsificado tiene un riesgo para la salud: “No es como comprar una remera que imita a una marca. Yo estaba muy angustiado en un momento. Tengo dos chicos y pensaba: ‘si esto se lo dan a un nene, le pueden dañar un pulmón’. Porque hay materiales que pueden ser cancerígenos. Por eso, creo que el usuario debería tomar muchos recaudos y fijarse sobre todo dónde compra”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con aplicar mayores restricciones en el Gran Paraná?

Me parece bien diferenciar por zonas
Deberían ser iguales en toda la provincia
ver resultados

Las Más Leídas