En una entrevista en A dos Voces -TN-, la diputada Elisa Carrió afirmó que está a favor de bajar la edad de imputabilidadpara los delitos más graves. En ese sentido, la referente de Cambiemos indicó que apoya el proyecto sobre el nuevo Régimen Penal Juvenil que enviará el oficialismo al Congreso para ser tratado en las sesiones extraordinarias de febrero.

"Para mí tiene que ser 14 años", recalcó Carrió. En ese mismo sentido se pronunció ayer Castrillón en diálogo con AHORA. El titular del Poder Judicial provincial señaló que de no bajar la edad de punibilidad como el resto de los países americanos, "seremos Venezuela" que es "la única que mantiene los 16 años". En ese sentido, reafirmó que los menores deberían ser imputables a los 14, como ya lo había adelantado en Ahora TV en marzo de 2018, y dijo que el proyecto dice 15 años "para generar mayor consenso" en medio de "un año electoral".

"Al no tener trabajo, hay gente que se ve obligada a delinquir. Pretender decir que hasta que los menores estén contenidos, que la familia tenga contención y que estén económicamente bien no se pueden modificar las leyes, considero que no suena a un cuestionamiento serio, sino que aparece más como un posicionamiento político", opinó Castrillón.

Por su parte, Carrió señaló, para argumentar su postura, que el Estado tiene que crear una "infraestructura distinta". "Devolverle el chico a los padres es devolverlos a la calle", agregó.

Según adelantó el oficialismo, este nuevo Régimen Penal Juvenil se aplicará para aquellos jóvenes que cometan homicidios, violación, abuso sexual agravado, secuestro extorsivo o robo con armas de fuego. Es decir, delitos con penas de 15 años de prisión o más, establecidos en el Código Penal.

Con respecto a la privación de la libertad de los condenados, el proyecto establece en el artículo 12 que será un "último recurso, de forma fundada, revisable y por el plazo más breve posible". Y, aclara, que el plazo máximo de prisión para un adolescente será de 15 años.

Las diferencias entre Carrió y la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, se habían intensificado a fin de año tras el anuncio del nuevo protocolo de uso de armas de fuego para las fuerzas de seguridad federales.

En ese entonces, la diputada nacional había salido al cruce de la normativa y la calificó como "una violación de los derechos humanos" y un método "fascista".

Bullrich no se quedó callada y ante las críticas aclaró que el propio presidente Mauricio Macri respaldaba la iniciativa.

Este miércoles, la líder de la Coalición Cívica aseguró que Bullrich le "había puesto" a la Policía a "70 metros" para escucharla. "Díganle a Patricia que no me escuche. Ojo, yo la quiero porque es honesta. Pero hizo un acuerdo con Berni. Le da poder a una fuerza que no limpió", subrayó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate