Colón regresó con una sonrisa de su excursión por Barinas, Venezuela. Pegó al principio y al final y le ganó a Zamora 2-0 con su debut en la Copa Sudamericana. La revancha se jugará el 6 de marzo en Santa Fe.

Colón fue preciso en la primera llegada que tuvo, a los cinco minutos. Guanca envió un centro al corazón del área, Vera, habilitado, sacó un potente cabeceó que rechazó con esfuerzo Graterol, pifió Hernández el rechazo y Javier Correa, de cabeza, no falló. Todavía no había hecho demasiado el equipo argentino. Tampoco hizo mucho después. Porque se replegó, le cedió el balón al equipo local y esperó la oportunidad para aumentar. Casi lo logra porque la última línea de Zamora tuvo demasiados desaciertos. La chance más concreta que tuvo fue cuando Guanca y Bernardi presionaron bien arriba, Guanca se la robó a Osorio, quedó sólo frente al arquero, pero definió mal. Tenía pase tanto para la derecha como para la izquierda.

Más allá de estas opciones, Colón no jugó bien porque no tuvo la pelota y se defendió demasiado. Por eso Domínguez y la dupla central -Conti y Ortiz- fueron lo mejor del equipo. El arquero ecuatoriano se mostró muy firme y salvó a su equipo sobre los 37 minutos, cuando tras una espectacular corrida de Gallardo, sacó al córner el remate final del volante.

Zamora se mostró mejor del medio hacia arriba, con un buen trato de pelota, con jugadores veloces, pero no logró concretar esas intenciones en la red.

Sin embargo, el dominio del equipo venezolano decayó en la etapa final. Y cada respuesta de Colón siempre llevaba peligro. Lo pudo definir antes de los quince minutos, pero Correa falló dos veces. Después, concretó en el final con un cabezazo de Vera, tras un buen centro de Toledo.

Comentá y expresate