El jurado popular declaró este martes a Heraldo Martiarena, de 41 años, culpable del delito de Homicidio agravado por el vínculo y por haberse perpetrado mediando violencia de género. El veredicto se conoció al término del debate en el Salón del Bicentenario, de la ciudad de Colón, fijándose la audiencia de cesura -en la que las partes darán sus alegatos antes de conocerse la pena- para el 23 de junio próximo, a las 9, en el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Concepción del Uruguay.

El debate, que comenzó el viernes pasado, fue presidido por el juez técnico Rubén Chaia, en tanto que el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal Alejandro Perroud, mientras que la defensa del imputado la ejerció el abogado José Ostolaza.

gisela grispi.jpg
La joven asesinada en Colón.

La joven asesinada en Colón.

Martiarena, que cumple prisión preventiva en la Unidad Penal N° 1 de Paraná, fue sometido a juicio por la muerte de Gisela Grispi, ocurrida en noviembre de 2020 en su vivienda de la ciudad de Colón.

El fallecimiento de Gisela se descubrió el lunes 23 de noviembre de 2020 cuando su madre, que vive en Buenos Aires, trataba de comunicarse con ella y no lo lograba. Esta mujer le pidió a un vecino que fuera a ver qué ocurría, y ese hombre se encontró con la escena de un crimen.

La casa del hecho está ubicada en calle Rufino Mir 80. El vecino la encontró muerta. La joven había fallecido hacía varios días. La falta de certezas sobre la causa de lamuerte presumía una “muerte natural”, pero varios testimonios y por mensajes recibidos por allegados a la mujer de 39 años, despertaron las sospechas sobre su expareja, quien había sido denunciado por violencia de género y tenía una restricción judicial.

El fallecimiento de Gisela Grispi se descubrió el lunes 23 de noviembre de 2020 cuando su madre, que vive en Buenos Aires, trataba de comunicarse con ella y no lo lograba. Entonces, le pidió a un vecino que fuera a ver qué ocurría, y ese hombre se encontró con la escena de un crimen. Desde entonces, con un cúmulo de evidencias se consolidó la imputación por femicidio.

Por el estado de descomposición en que se encontraba el cuerpo de la víctima, los médicos no pudieron encontrar indicios claros sobre la causa de la muerte o lesiones como consecuencia de un ataque.

Uno de los datos clave para los investigadores fue que la madre de Gisela Grispi había recibido mensajes de WhatsApp desde el celular de su hija, en momentos en que la mujer ya estaba fallecida según la data de la muerte, pero además había notado que no estaban escritos con la forma de redacción de ella. Luego se comprobó que los había enviado el imputado, para desviar la investigación.

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que el horario de cursado se extienda una hora?

52.36% Si, estoy de acuerdo
47.64% No estoy de acuerdo
Total 1037 votos

Las Más Leídas