Las autoridades sanitarias de Santa Fe instalaron una cámara frigorífica en uno de los patios del hospital José María Cullen de la capital provincial para anticiparse a un posible colapso de la morgue, dada el alto estrés al que se ve sometido el sistema de salud en el marco de la segunda ola de la pandemia de coronavirus.

La cámara fue montada sobre un contenedor de grandes dimensiones y colocada a pasos de la morgue del hospital, aunque por el momento es una medida de carácter preventivo, ya que las autoridades aclararon que ese sector sigue trabajando de la misma forma que siempre de acuerdo a su capacidad.

Voceros de la cartera sanitaria indicaron a Télam que se trata de "una acción más de tantas" y que el objetivo tiene que ver con el "estrés sanitario" al que está sometido el sistema de salud santafesino y la necesidad de adelantarse "a un posible problema de espacio" en la morgue.

El hospital Cullen, el principal del área centro-norte de la provincia, tiene más de diez salas para pacientes con Covid-19, entre generales y de terapia intensiva, y hay más de 150 personas internadas con distintos tipo de gravedad.

De hecho, el 80% de los pacientes de terapia intensiva corresponden a pacientes que cursan coronavirus y otro 10% son personas que recibieron el alta epidemiológica pero padecen secuelas respiratorias por la enfermedad.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate