Ricardo Frank participó de la reunión en la Secretaría de Trabajo en representación de la Municipalidad de Paraná, en el marco del conflicto con el transporte urbano de pasajeros que atraviesa la ciudad. En ese contexto, explicó cuál es la postura del municipio con respecto al dinero que Buses Paraná reclama como adeudado.

"El municipio está debiendo la cuarta cuota del Boleto Estudiantil Gratuito Universal -BEGU-, que ya está en análisis de presupuesto, porque eso amerita un trámite administrativo; y las tres cuotas del $2,80, que es el subsidio que se le había dado con el aumento del 22,80", explicó el secretario de Servicios Públicos.

En ese sentido, dijo que "esa es la cifra que el municipio reconoce como deuda" y que "el planteo que hace la empresa con relación a otros importes, es otro análisis que se debe efectuar". Cabe recordar que las empresas ERSA Urbano S. A. y Transporte Mariano Moreno reclaman una erogación de $40 millones de pesos.

ELIMINACIÓN DEL SUBSIDIO

Respecto con la quita del $2,80, Frank confirmó que la tarifa aumentará a $22,80 a partir del 1° de agosto, "que es justamente lo que el municipio está adeudando", explicó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate