Los choferes de colectivos iniciaron este martes una nueva modalidad de reclamo en Paraná, ante la falta de pago de sus salarios. Tras interrumpir el servicio, realizan asamblea en las bases de estacionamiento.

Desde las 9 de la mañana y hasta 20, llevan adelante una retención de servicios.

Mientras que desde Buses Paraná apuestan a un adelanto de fondos para sortear el atraso en los pagos, los choferes aseguran que el servicio no volverá a la normalidad hasta que perciban la totalidad de lo adeudado.

Las medidas de fuerza comenzaron con retención de servicios el último jueves, como consecuencia del no pago del 50% del salario de marzo, a lo que se le agregan además sumas no remunerativas que no han sido abonadas por la empresa. Previamente, la Unión Tranviarios Automotor -UTA- había lanzado un comunicado advirtiendo por una posible medida de fuerza.

El viernes la Secretaría de Trabajo dictó la conciliación obligatoria. Sin embargo, desde el sindicato no acataron la decisión.

Embed

Comentá y expresate