Una insólita muerte tuvo lugar en la ciudad de Oxford, en el estado de Indiana, Estados Unidos. Una coleccionista de reptiles fue hallada sin vida en una vivienda con una pitón enroscada en su cuello.

La víctima fue identificada como Laura Hurst, una mujer de 36 años quien poseía una gran colección de serpientes de todo tipo junto al sheriff del condado, Don Munson. El hombre tenía una casa acondicionada para tener más de 140 animales de este tipo.

COMUNICADO OFICIAL

"Parece haber sido estrangulada por la serpiente", señaló Kim Riley, un portavoz de la Policía a un medio yanqui, aclarando que se debe esperar a los resultados de la autopsia.

El sheriff Munson tildó esta llamativo episodio de "trágico accidente con pérdida de vidas humanas" y afirmó que está "cooperando plenamente con todos" en la investigación del caso.

El abogado de Hurst, Marcel Katz, dijo al Journal and Courier que las serpientes eran importantes para ella y que estaban incluidas como posesiones en sus negociaciones de divorcio.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate