Un grupo de científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos, reveló en una investigación publicada en la prestigiosa revista Cell que lograron aislar la molécula biológica más pequeña hasta la fecha que neutraliza completamente y de manera eficaz el virus SARS-CoV-2.

Este componente de anticuerpo, que es 10 veces más pequeño que un anticuerpo de tamaño completo, se utilizó para elaborar un fármaco, conocido como Ab8, con el objetivo de utilizarlo como un potencial tratamiento terapéutico y profiláctico contra el SARS-CoV-2.

El potencial fármaco fue evaluado junto con científicos de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (UNC) y la Rama Médica de la Universidad de Texas (UTMB) en Galveston, así como de la Universidad de Columbia Británica y la Universidad de Saskatchewan.

De este modo, los científicos explicaron que gracias al fármaco Ab8 se pudo prevenir y tratar la infección por SARS-CoV-2 en ratones y hámsteres. Su pequeño tamaño no solo aumenta su potencial de difusión en los tejidos para neutralizar mejor el virus, sino que también permite administrar el fármaco por vías alternativas, incluida la inhalación.

Los profesionales explicaron que a concentraciones muy bajas, el fármaco bloqueó completamente la entrada del virus en las células.

Con esos resultados en la mano, probaron el medicamento en diferentes concentraciones en ratones usando una versión modificada de SARS-CoV-2. Incluso a la dosis más baja, Ab8 disminuyó 10 veces la cantidad de virus infeccioso en esos ratones. También fue eficaz para tratar y prevenir la infección por SARS-CoV-2 en hámsteres, según lo evaluado por científicos de la Universidad de Saskatchewan. Investigadores de la Universidad de Columbia Británica descubrieron la forma única en que Ab8 neutraliza el virus de manera tan eficaz mediante el uso de sofisticadas técnicas de microscopía electrónica.

Por otra parte, en un extenso comunicado de la universidad que llevó a cabo el descubrimiento, reproducido por Infobae, informaron que es importante destacar que no se une a las células humanas, una buena señal de que no tendrá efectos secundarios negativos en las personas.

Los investigadores están “pensando de manera innovadora” en lo que respecta a cómo se podría administrar Ab8. Su pequeño tamaño podría permitir que se administre como un fármaco inhalado o por vía intradérmica, en lugar de por vía intravenosa a través de un goteo intravenoso, como la mayoría de los anticuerpos monoclonales actualmente en desarrollo.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate