En una maniobra muy imprudente el conductor de un camión causó la muerte de un hombre que iba en su moto. Por esta acción el joven ayer fue condenado, pero permanecerá en libertad, tal como lo acordó con la Fiscalía en un juicio abreviado.

La tragedia vial ocurrió el 11 de noviembre del año pasado, en avenida Zanni, en el largo trayecto que hay entre Crisólogo Larralde y Juan B. Justo de Paraná.

Esa mañana, Maximiliano Olavarría, de 39 años, había salido desde su vivienda en el barrio Capibá, en la zona sur de Paraná, y llevó en su moto Guerrero de 150 cc. a su esposa al trabajo. Él había conseguido empleo en la construcción y debía presentarse al día siguiente. Al regresar, encontró la muerte en una de las avenidas con más tránsito y a la vez más destrozadas de la capital provincial.

Alrededor de las 11.30, se produjo la colisión fatal entre la moto y el camión, que era conducido por Exequiel Sergio Pelletieri, de 25 años, sobre la mano en la que transitaba Olavarría. Los testimonios recabados en la investigación del personal policial de la comisaría 15ª y las pericias de la Dirección Criminalística, resultaron fundamentales para determinar la responsabilidad del chofer del Ford modelo 4000, y lo llevaron inexorablemente hacia una sentencia.

El vehículo de mayor porte transportaba productos alimenticios. Su conductor estaba apurado y habría intentado una maniobra de sobrepaso, cuando de frente circulaba el motociclista.

Pelletieri quedó demorado ese mediodía, pero en breve recuperó la libertad. El fiscal Ignacio Aramberro solicitó una serie de medidas que fueron completando el legajo con las pruebas demostraban cómo sucedió el siniestro vial. En las últimas semanas avanzaron las negociaciones con el defensor Carlos Albornoz, para un acuerdo de juicio abreviado. El mismo fue presentado ayer ante la jueza de Garantías Elisa Zilli, quien lo homologó en una sentencia.

En la audiencia realizada ayer a la mañana, las partes refirieron las evidencias reunidas en la pesquisa y la conformidad de Pelletieri con la condena por el delito de Homicidio culposo agravado por conducción antirreglamentaria.

La magistrada analizó el legajo, y dijo que ha podido constatar las probanzas, desde la intervención policial y el croquis realizado en el lugar del hecho, hasta la pericia accidentológica y la autopsia.

En particular, Zilli destacó el testimonio de Marcelo Carlos Lucero, quien “efectivamente da cuenta que ve el impacto desde aproximadamente 100 metros, circulando detrás de la moto impactada, expresa que no alcanzó a ver la maniobra que quiso hacer el camión pero sí vio cuando lo chocó en contramano”.

Asimismo, refirió el informe de la División Accidentología Vial de la Policía, suscripto por el licenciado Ricardo Galliuzi, “donde precisamente en las conclusiones se da cuenta del modo de lo que se llama causalidad siniestral en que se dio la cadena de acontecimientos, se establece en circunstancias que el conductor, por causas no determinables a nivel pericial, invade el carril oeste interponiéndose de esta forma en la trayectoria de la moto, colisionando frontalmente contra la misma”.

Asimismo, se subrayó que Olavarría circulaba con la medidas de protección: “Se dejó constancia que el cuerpo sin vida de la moto fue hallado con un casco de seguridad negro correctamente colocado y abrochado, mientras que junto al cuerpo fue hallado otro casco color blanco”.

Sin embargo, esto no fue suficiente para evitar la muerte, y lo que describió el médico forense Héctor Bruner al realizar la autopsia, demuestra la violencia del impacto: “Da cuenta en cuanto a la causa de la muerte, que se produjo por un traumatismo cerrado toraxo-abdominal con sección completa de tallado aórtico descendente, lo que provocó una hemorragia cataclísmica con neumotórax masivo”. La jueza explicó: “Es decir que la muerte se produjo a consecuencia de las graves lesiones que sufrió con motivo de este hecho”.

Luego Zilli interrogó a Pelletieri, quien dijo “Sí, lo reconozco” al ser consultado sobre el hecho delictivo y la imprudencia cometida, y acerca de la confesión y la pena que deberá cumplir, expreso: “Estoy de acuerdo”.

La sanción consiste en tres años de prisión condicional e inhabilitación especial para conducir cualquier vehículo por el plazo de cinco años. También deberá cumplir normas de conducta por el plazo de dos años, que entre otros puntos consiste en “realizar y acreditar asistencia a curso de concientización vial, prohibición de consumir alcohol en la vía publica, y 96 horas globales de tareas en una institución de bien público”.

Fuente: UNO

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate