Acosta cuestionó los números informados por el Instituto Nacional de Derechos Humanos, que informó sobre 1.570 lastimados. "Esas cifras se quedaron cortas ya que son más de 2.500”, sostuvo en una entrevista que dio a Radio Cooperativa.

Según Acosta, la diferencia de cifras puede explicarse porque “hay muchos atendidos que no van al puesto ni a los hospitales por temor a quedar detenidos”.

“Nosotros los curamos y se van para la casa, y eso queda en la estadística nuestra, no queda en la estadística de los centros asistenciales, por lo tanto ha habido mucho herido que no está contabilizado por el INDH", destacó.

Además aclaró que la Cruz Roja no contabiliza a las personas que tienen “una pequeña herida, un corte pequeño que se le hace una curación y se le pone un parche” pero tampoco consideran los efectos de los gases lacrimógenos.

Advirtió de que existen otros grupos que están colaborando y cuyos números tampoco se conocen. Son muchas las denuncias de violencia institucional, torturas, violencia sexual y otros delitos de lesa humanidad por parte de las fuerzas de seguridad en el país vecino.

Las protestas en Chile estallaron el 17 de octubre por la cuarta subida del precio del metro (subte) en pocos meses pero crecieron rápidamente para denunciar la desigualdad social y pedir la renuncia del presidente, Sebastián Piñera, publicó Minuto Uno.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate