El Ministerio de Salud chileno informó este jueves que a partir del viernes 8 de enero, todas las personas que ingresen al país deberán contar con un examen PCR negativo de no más de 72 horas de vigencia y tendrán que hacer cuarentena obligatoria por 10 días como medida para evitar el aumento de contagios.

La subsecretaria de Salud, Paula Daza, explicó que los 10 días de cuarentena pueden acortarse a siete si la persona se hace un nuevo test PCR y da negativo para así terminar con su aislamiento obligatorio.

También, la funcionaria recordó que “todas las fronteras terrestres se encuentran cerradas, salvo para los chilenos y los extranjeros residentes en Chile, y salvo la frontera a través del Aeropuerto Arturo Merino Benítez (aeropuerto de Santiago)”.

En tanto, el ministro de Salud, Enrique Paris, aseguró que “11 regiones del país aumentan sus casos y solo cinco bajan sus casos diarios”, y rechazó las recientes “fiestas clandestinas” que se han reportado en distintas zonas del país, calificándolas como un “atentado a la salud pública".

"No son tolerables”, afirmó en declaraciones que reprodujo Télam.

Las cifras

Poco después, el subsecretario de Redes Asistenciales, Alberto Dougnac, informó que se reportaron en todo el país 3.685 casos nuevos -la cifra más alta desde el 5 de julio de 2020- y 97 fallecidos en las últimas 24 horas.

Con esto, Chile llegó a 629.176 contagios confirmados y 16.913 muertesdesde el inicio de la pandemia en marzo de 2020.

La cartera sanitaria detalló que hasta el momento existen 18.679 casos activos, la cifra más alta desde el pasado 28 de julio cuando habían 18.228 casos.

El país alcanzó su pico de contagios entre mayo y junio cuando registró un promedio diario de más de 4.000 casos y 200 muertes, lo que representó una alta ocupación de camas, donde la región Metropolitana alcanzó un 90% de la capacidad.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate