La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner salió al escenario montado en Plaza de Mayo poco después de las 20 horas junto al presidente Alberto Fernández, para brindar un mensaje al pueblo en el día de la asunción.

"Gracias a todos y a todas. Déjenme contarles un poco lo que me pasó esta mañana. Esta mañana cuando me desperté me di cuenta que hacía exactamente cuatro años atrás me había despertado en el mismo lugar, en la casa de mi hija Florencia. ¿Se acuerdan aquella noche maravillosa del 9 de diciembre de 2015, cuando nos despedimos en esta Plaza?", comenzó.

La vicepresidenta recordó que "aquellos años que habíamos compartido desde 2003 a 2015 no había habido magia, no era magia lo que habíamos vivido. Era una Argentina de la solidaridad, donde nos importaba lo que le pasaba al de al lado, aunque nosotros estuviéramos bien".

"Quiero decirles que estos cuatro años sé que han sido muy duros para tantos y tantas. Trabajo, salario, pobreza. El hambre que tanto desvela hoy a nuestro presidente, y que debería desvelar a todos los argentinos y argentinas bien nacidas. Fueron cuatro años muy duros, fueron también duros para quienes fueron objeto de persecución, de quienes se nos buscó que literalmente desapareciéramos como seres humanos casi, a través de la humillación y la persecución. Sin embargo, pese a todo eso hoy estamos aquí", destacó.

En esa línea, Cristina Fernández de Kirchner indicó: "Estamos aquí porque no fue tampoco magia. Estamos aquí hoy porque hemos unido las voluntades. No solamente la voluntad individual de un dirigente o dirigenta. La voluntad de millones que creen que es posible vivir en un país mejor. Y esa voluntad fue ayudada por la memoria, que no es más ni menos que saber de dónde venimos".

"También la hemos moldeado con la humildad, para saber que lo colectivo es más importante que lo individual. Los dirigentes deben entender que es necesario que no todo empieza y termina en uno. Uno es más grande cuando es parte de un todo", agregó.

"Mucha voluntad, memoria y humildad, pero también coraje. El coraje no se prueba en el poder, sino en la adversidad y en el llano. La lealtad, ese valor que algunos mantienen y piensan que es seguidismo a un líder político. La lealtad entre político y pueblo es a dos puntas. Y finalmente amor, porque en definitiva esa voluntad, esa memoria, ese coraje, tienen que tener un objetivo, que es el amor. Algo que siempre nos ha movido", subrayó.

Más adelante, Cristina se dirigió al presidente, que la acompañaba en el escenario: "Presidente, usted ha iniciado su gobierno con muy buenos augurios. Ha decidido que esta Plaza, a la que habían enrejado como símbolo de división, se retiraran las rejas. Pero además es muy buen augurio el mensaje que ha dado en la Asamblea Legislativa a su pueblo. Presidente, confíe siempre en su pueblo, ellos son los más leales. No se preocupe por las tapas de un diario, sino por llegar al corazón de los argentinos".

"Tiene una tarea muy dura, le han dejado tierra arrasada. Pero tiene fuerza y convicción para cambiar esta realidad", destacó.

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

Ante una mejor situación sanitaria, ¿qué es lo que más te preocupa hoy?

Inseguridad
Economía del país
Problemáticas sociales
Problemáticas ambientales
Otros problemas
ver resultados