Con el foco puesto en la disputa entre Luis Arce, del espacio de Evo Morales, y el exmandatario Carlos Mesa, un total de 7.332.925 de personas estuvieron habilitadas para votar este domingo en las elecciones presidenciales en Bolivia, en una jornada marcada por un fuerte despliegue militar y una crisis económica y de gestión de la pandemia por parte del gobierno de facto de Janine Áñez. Se espera un escrutinio lento debido a la suspensión del conteo rápido por parte del Tribunal Electoral.

El candidato a la presidencia de Bolivia por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce Catacora, fue el primer postulante en emitir hoy su voto y afirmó que su partido "llegará al poder por la vía democrática y no por las armas", en referencia al golpe que llevó a que el mandatario depuesto Evo Morales deje el poder.

El economista sufragó en el colegio Cervantes de La Paz ante una multitud que coreó "Lucho, lucho" antes de entrar a buscar la boleta y cuando la depositó en la urna.

"Esperemos que hoy y los siguientes días transcurran de manera pacífica. En el MAS apostamos por la solución democrática, no tomamos el poder por las armas, lo hacemos por la vía democrática", indicó el candidato en una breve declaración a los medios.

Arce aparece en los sondeos como el probable ganador, aunque deberá alcanzar el 40% de los votos con 10 puntos de diferencia de su seguidor para triunfar directamente en esta primera vuelta.

Tal como en las frustradas elecciones del año pasado, el segundo en las intenciones de voto es el expresidente Carlos Mesa, candidato de Conciencia Ciudadana, un liberal moderado que representa a las élites del oriente boliviano.

Fuente: Ámbito

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate