Comenzaron este martes las indagatorias que protagonizarán unos diez imputados de las causas Narcoavioneta y Narcomunicipio, quienes darán su versión de los hechos antes de ingresar en la etapa de alegatos.

En ese marco, Luis Céparo, uno de los presuntos responsables de organizar el descenso de la avioneta en Colonia Avellaneda, buscó defenderse despegándose de su primer relato y apuntando a los hermanos Ghibaudo. Luego el imputado se negó a responder preguntas.

"En un momento declaré que los hermanos Ghibaudo no tenían nada que ver. Ellos habían prometido que me iban a ayudar económicamente. Y después ellos salieron a echarme la culpa", declaró.

El imputado dijo que los hermanos "jugaron" con su necesidad y se quitó responsabilidad acusándolos: "Ellos sí sabían que venía droga al campo de ellos", destacó.

"Toda la culpa no es mía. Ellos tienen parte", dijo Céparo, quien afirmó que "solamente" participó viendo el campo donde descendió la avioneta.

Céparo había brindado previamente una declaración en la etapa de instrucción donde pretendía presentarse como arrepentido para mejorar su situación procesal. Esas palabras fueron leídas en esta oportunidad para poner al tanto a las partes de su versión, para lo cual hicieron salir a los imputados. La declaración, donde hace un breve relato de su participación, no se enmarca sin embargo en los parámetros de la ley del arrepentido, según aclararon luego desde el Tribunal ante consultas de las defensas.

Luego fue el turno de Marcos Velázquez, quien se quitó responsabilidad y dijo que sólo actuó de intermediario para el alquiler de un campo, pero la operación nunca se produjo. Velázquez involucró a Sergio Marcelo Baldi, quien desde la Unidad Penal le habría ofrecido ser parte del negocio.

"Nunca me llamaron", dijo en relación a Miguel Ángel Celis y Gaston de la Fuente, los presuntos encargados de pagarle el campo.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate