En un partido trabado y muy luchado, Newell’s y Central empataron sin golesen lo que significó una nueva edición del clásico rosarino. Con más lucha que juego, el local empezó mejor, pero en los últimos minutos emparejó el Canalla, al punto que hizo figura al arquero Alan Aguerre.

Los dos equipos jugaron con los dientes apretados, pensando más en defender que atacar.

La mejor imagen la dejó Central, que sobre el final pudo haberse llevado los tres puntos de no haber sido por las buenas respuestas de Alan Aguerre, la figura del equipo de Héctor Bidoglio, que sigue sin poder ganar como local frente al Canalla (la última vez fue en 2008).

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate