Somos una unidad, la conjunción perfecta entre esencia y sustancia; cuerpo y alma. Tenemos cosas invariables que permanecen inmanentes en nosotros toda la vida, y estas conviven con esa pasión inimitable por evolucionar, adaptarnos y modificarnos en función de nuestros sueños. Somos esa mágica unidad que no todos pueden abordar por esa extraña incapacidad de aproximarse a un misterio.

La prestigiosa cadena BBC en Londres publicó un artículo donde asegura que los científicos afirman que por primera vez en la historia de la humanidad la actual generación humana tiene un coeficiente intelectual menor a la anterior, rompiendo la tendencia en la evolución del conocimiento por la cual las generaciones de personas se superaban progresivamente.

Los especialistas en oftalmología, cada vez más, deben invertir recursos humanos, técnicos y económicos en investigar las nuevas enfermedades que están apareciendo en las últimas décadas en la visión humana y deben profundizar investigaciones de laboratorio y análisis para detectar causas y consecuencias de dolencias y rupturas que hasta hace un par de décadas eran desconocidas para oculistas y ópticos.

Los especialistas en traumatología, kinesiología y fisiatría debemos trabajar con mayor fruición cada día en pacientes que llegan a nuestros consultorios acuciantes de dolores cervicales que, generalmente, se atribuyen a anomalías en las partes blandas como músculos, ligamentos, discos y nervios, así como en las vértebras y sus articulaciones. Debemos, entonces, buscar su origen en traumatismos y/o deterioro progresivo. La columna cervical se caracteriza por ser muy flexible y permitir mayor movilidad que cualquier otra zona de la columna vertebral. Por ello, es frecuente asiento de dolor, ocupando el segundo lugar después de la parte inferior de la espalda. A veces se trata de un dolor localizado en el cuello mismo y otras es un dolor que se extiende a los brazos, a la cabeza o a la espalda.

Hasta aquí puede parecer una accidental coincidencia entre las ciencias médicas y la antropología o la sociología. Sin embargo, y sin profesar ánimo alguno de estigmatizar o demonizar ninguna actividad, objeto o conducta social -la dosis es el veneno, decía Paracelso- en las tres descripciones se encuentra un culpable que a todas luces parece irreprochable: el uso abusivo o indebido que hacemos las personas de los teléfonos celulares y las pantallas (display) de computadoras, notebooks, tablet, e-reader y otros formatos.

Los abruptos y profundos cambios culturales que experimenta la humanidad producto de la extensión de las nuevas tecnologías atraviesan estos tres ejemplos del comienzo del artículo y, en particular, para nosotros se está volviendo un gran problema en función de las dolencias de nuestros pacientes.

En CKEA debemos asistir con mayor frecuencia dolores en las cervicales, y, en general, a la hora del diagnóstico, advertimos que hay una directriz vinculada al uso de celulares y pantallas.

Dolor cervical.

La columna cervical es la parte más alta de la columna vertebral y está compuesta por un conjunto de siete vértebras, siendo éstas las más pequeñas de la columna vertebral.

Las cervicales están entre la cabeza y la región dorsal. Cabe destacar que la cabeza es un elemento de gran peso mientras que las vértebras dorsales prácticamente no tiene movilidad. La región cervical es la encargada de mover y situar la cabeza en la posición más favorable para llevar a cabo a diferentes funciones como trabajar, conducir, leer, etc

Normalmente, las causas del dolor cervical están originadas en las actividades diarias que las personas llevan a cabo durante su día. Otras causas comunes están vinculadas a una distensión muscular, una mala postura o dormir en una postura poco favorable que puede producir dolor cervical.

Esto suele o puede producirse por agacharse sobre un escritorio durante horas; dormir en mala postura; girar el cuello de forma brusca mientras se hace deporte; levantar cosas demasiado rápido o con una mala postura. Pero existen otras causas que pueden venir generadas por otros problemas y aquí es donde queremos detenernos para analizar la relación entre la el dolor cervical con el uso de teléfonos y pantallas.

Esto se ha transformado en un verdadero problema para CKEA como para la mayoría de los profesionales.

Las jaquecas y dolores en la zona cervical se trasuntan en dolor de cuello y cabeza derivado del uso intensivo de tecnología y el gran esfuerzo que deber realizar la cabeza en esta posición antinatural que provoca dolor y rigidez de cuello.

La tensión muscular del cuello también tensa los músculos de la cabeza, lo que deriva en jaquecas, que es un dolor de la musculatura que rodea al cráneo en los discos que amortiguan las vértebras del cuello.

Consejos.

¿Es posible evitarlo? es una pregunta que se escucha más que habitualmente en nuestros consultorios.

La respuesta, claramente, es sí. Y como siempre, desde CKEA recomendamos siempre acudir al médico antes de iniciar algún tratamiento casero y ponerse en manos especializadas para evitar daños ulteriores en el cuerpo.

Sin embargo, te brindamos una serie de pasos a seguir para morigerar el constante dolor de cabeza

-a) Elevar la computadora a la altura de los ojos, para mantener el cuello en posición recta al leer.

-b) Reducir el uso de los teléfonos inteligentes o situarlos cerca del nivel de los ojos;

-c) Hacer pausas para mover suavemente la cabeza de un lado a otro, arriba y abajo, para relajar la musculatura y devolver la movilidad al cuello.

Pero si ya sufres de estas dolencias, existen ciertos ejercicios para relajar la zona y que en algunas sesiones se puede aliviar.

Esto se hace manualmente: se estira el cuello para generar mayor espacio y descomprimir los discos intervertebrales. También se realizan movimientos de la cabeza hacia un lado y otro, y el crujido que se siente no es el quiebre de algún hueso, sino que se liberan burbujas de gas. Se complementan con fisioterapia y terapia manual para ayudar a calmar estos dolores.

El dolor de cuello o dolor cervical es una patología que empeora y afecta directamente en la calidad de vida del que lo sufre.

Por eso te aconsejamos que te comuniques con nosotras para identificar el dolor y lograr un buen diagnostico y eso nos permitirá iniciar el tratamiento adecuado, lo que redundará en una mejor calidad de vida.

No se trata de que dejes de usar los teléfonos o las computadoras. En todo caso, que seas consciente que un mal uso de estos artefactos produce dolores te dará más independencia, permitirá un mejor uso de tu tiempo y probablemente te mantendrá más cerca de una mejor calidad de vida.

Para más información podes escribir al WhatsApp en Paraná 3434462213 en Santa Fe 3425247717.

nuestras redes: instagram: @ckea_oficial

Facebook: ckea.oficial

Dirección Paraná: Casa central: Vélez Sarsfield 721. Sucursal: Mitre 171.

Santa Fe: 3425247717.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate