Personal de la Casa de las Madres de Plaza de Mayo resistieron un allanamiento ordenado por la Justicia. El juez Javier Cosentino busca hacer una inventario de los bienes del lugar en la causa que investiga el quiebre de la Fundación. Desde el organismo se opusieron a la medida que consideraron un "acto ilegal"y atribuyeron "razones políticas". Ahora, podrían desalojar el lugar con la fuerza pública.

La investigación judicial surge a partir del reclamo de empleados despedidos del programa Sueños Compartidos que están en juicio por su indemnización.

Al menos diez funcionarios judiciales intentaron entrar a la Casa de las Madres la mañana del lunes, antes de que finalice la feria judicial. Sin embargo, desde el organismo denunciaron que la medida se intentó desarrollar sin notificación de las partes y se negaron a dejar entrar a los enviados de Cosentino.

En el lugar, se hizo un acta en el que se expresó que se podría usar la fuerza pública para llevar a cabo la medida. Sin embargo, los funcionarios no volvieron al lugar.

Quienes sí se hicieron presente fueron representantes de los organismos de derechos humanos y de sectores multisectoriales, como Victoria Montengro y Andrés "Cuervo" Larroque, que apoyan a Bonafini y el resto de las madres -que seguían en el interior-.

Fuente: TN

Comentá y expresate