Omar Horacio y José Raúl Ghibaudo obtuvieron este lunes el beneficio de la prisión domiciliaria, tras un nuevo pedido de sus abogados defensores y luego de la declaración de Miguel "Titi" Celis, que buscó desvincularlos de la logística en el descenso de la Narcoavioneta.

Los propietarios del campo donde descendió la avioneta cargada con droga que fue interceptada en mayo de 2017 llevaban dos años y cinco meses de prisión en la Unidad Penal N° 1 de Paraná. A partir de ahora, seguirán con prisión preventiva pero bajo la modalidad domiciliaria.

Este lunes por la tarde los Ghibaudo abandonaron la Unidad Penal para ser trasladados por el Servicio Penitenciario a su domicilio. Debido a las características del terreno, su hermano debió esperarlos para trasladarlos en tractor hasta el interior, donde se encuentra su casa.

La información fue confirmada a AHORA por la abogada Cintia Duarte, quien ejerce la defensa de los hermanos imputados. Según adelantó, la estrategia defensiva es que, en caso de obtener una pena al momento de la sentencia, se tome en cuenta este plazo como un cumplimiento anticipado, evitando que deban volver a la Unidad Penal.

Cabe destacar que durante las audiencias se buscó mostrar que los Ghibaudo debieron soportar burlas y un mal trato por otros internos de la Unidad Penal, e incluso una testigo de concepto propuesta por sus abogados contó que uno de ellos pensó en quitarse la vida. Además, el testimonio de Miguel Celis de la semana pasada, cuya veracidad deberá ser evaluada, le quitó peso a las acusaciones que pesaban sobre ellos.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate