"Toledo se valía en razones de fe para controlar su vida física, su salud y sus confesiones. Juan Diego Escobar Gaviria era confesor en el convento y al finalizar las confesiones iba a contarle a Toledo", sostuvo en diálogo con Telenoche, por Canal Nueve Litoral.

"Lo importante es que hay una sentencia que las víctimas pueden llevarse a sus casas para fundar su proyecto de vida a futuro. Es profundamente reparadora porque reconoce la verdad judicial de todo lo que se dice en la acusación y desmerece a la Defensa, que por cierto tenía argumentos bastante endebles, y no reconoce ningún resquicio de dudas de la veracidad y de la comprensión que tenía Toledo de lo que estaba haciendo", analizó.

La entrevista completa:

Embed

Comentá y expresate