La Unión Industrial de Entre Ríos -UIER- elaboró el Informe de Coyuntura correspondiente al primer trimestre de 2019 en el que advierte una mayor cantidad de empresas con problemas para sostener los niveles de producción y ventas. Hacia fines de 2018, el 50% de los consultados presentaba estos problemas, mientras que ahora se sumó un 17% más.

En este sentido, el uso de la capacidad instalada disminuyó considerablemente y también se redujeron los niveles de empleo y horas trabajadas. Además, se deterioraron las expectativas y, por ello, un 60% de los industriales no planifica realizar inversiones.

El Área de Monitoreo Industrial de la UIER advirtió por una recesión más acentuada, debido a que el 67% de las industrias consultadas disminuyó su producción y sus ventas. Por ello, en medio de las dificultades económicas y financieras, también decayeron las expectativas de que haya una mejora.

Precisamente, el Informe distingue además que, del total de industrias consultadas, el 24% resaltó que no varió y sólo el 9% aumentó. Asimismo, el 70% declaró que su nivel de ventas bajó, mientras sólo en el 15% de los casos se mantuvo constante y en otro 15% aumentaron.

Ante esta situación, la utilización de la capacidad instalada cayó considerablemente en las industrias de Entre Ríos y da cuenta de cómo se agudizó la crisis. Sólo el 23% de las empresas consultadas utilizan más del 80% de su capacidad instalada, mientras que la mayoría, el 57%, se encuentra utilizando entre el 60% y 80% de la misma. En esta línea, cabe recordar que hacia fines del año pasado, el 50% se encontraba utilizando más del 80%.

En este contexto, la situación se refleja en las dificultades que siguen presentando las empresas respecto a los niveles de empleo. El 20% de las industrias consultadas resaltó que disminuyeron sus niveles de empleo, y el 25% contrajo la cantidad de horas trabajadas.

Consultados respecto de cuáles son los principales problemas que afectan a los establecimientos industriales, en estos momentos el 88% de las industrias apuntó a la carga impositiva. Asimismo, con un promedio cercano al 60%, en segundo lugar se ubicó el aumento de precios de las materias primas, mientras que tercero con un 56% quedó la suba del tipo de cambio. Por otro lado, la mitad de los encuestados advirtió por los problemas que generan la caída de ventas y poco más del 40% cuestionó las dificultades de financiamiento.

Con este escenario, el Informe de Coyuntura elaborado por la UIER señala que el 55% de las industrias relevadas evaluaron a los primeros tres meses del año como malos. Además, esperan que el próximo trimestre sea peor o igual, lo cual da cuenta de un marcado panorama pesimista. El resto de las industrias consultadas se dividen entre las que evaluaron el primer trimestre como bueno y satisfactorio, pero principalmente se destaca la perspectiva de que el próximo trimestre sea igual.

La toma de decisiones también se ve afectada en este contexto. Estas proyecciones se terminan traduciendo además en un deterioro de las perspectivas para realizar inversiones, ya que el 60% de las industrias consultadas no tiene previsto realizar inversiones ni se encuentra ejecutando inversiones que hayan comenzado previamente.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate