Otra vez, Elisa Carrió se refiere a la ley de despenalización del aborto con información difícil de contrastar. Para la socia de Mauricio Macri, legalizar la interrupción voluntaria del embarazo garantizaría la impunidad de los obispos abusadores de menores.

"Era un orgullo entregarle la virginidad de la chica a un obispo y con el aborto queda impune”, sostiene la líder de la Coalición Cívica sin especificar para quien o quienes era tal orgullo.

Antes de que se debatiera la Ley en Diputados, Carrió había asegurado que “a las chicas de 12 o 13 años que tienen hijos –de un hermano, de un tío, de un padre, de un patrón o del hijo de un patrón- las van a llevar al hospital para abortar legalmente”.

Como si fuera poco, la socia política del Gobierno en la alianza Cambiemos, pidió que la clase media “dé propinas” para paliar la crisis económica que atraviesa la Argentina por las políticas del macrismo. “Yo sé que hay una desesperanza y sé que el impacto es sobre salarios pero le pido a la clase media que dé propinas”, rogó.

“Que hagan la changa”, exhortó justificando que hay más de dos millones de personas que viven de trabajo precarizado y mal pagado.

Comentá y expresate