La Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de la Violencia de Género (Consavig) es la única dependencia del Estado nacional que desde inicios del año pasado registra esos reclamos, cuyo recorte anual muestra que en 2017 se recibieron 89 denuncias por este tipo de violencia de género “ferozmente naturalizada”, informa la agencia Télam.

“Es bastante si pensamos que todavía hay otras bocas de recepción de denuncias, como la Defensoría del Pueblo, el Inadi o la Superintendencia de Seguros de Salud”, aseguró a Télam Perla Prigoshin, coordinadora de la Consavig.

Si bien se trata de un fenómeno de larga data, el creciente número de reclamos permite advertir que “las mujeres están tomando conciencia de sus derechos” consagrados en la Ley de Parto Humanizado, la Ley de Derechos de los Pacientes y la de Protección Integral para prevenir y sancionar la violencia contra las mujeres", aseguró Prigoshin.

Esta última norma define a la violencia obstétrica como “aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales”.

Y si bien “es una conducta ilegal en tanto va en contra de tres leyes, no constituye delito” a menos que vaya acompañada de otras acciones tipificadas como tales, como lesiones; razón por la cual las denuncias recorren solamente la vía “administrativa”, apuntó la abogada especializada en derecho de familia.

Las tres categorías de prácticas o situaciones que concentraron la mayor cantidad de denuncias por violencia obstétrica ante la Consavig fueron el “trato deshumanizado” (82%), “medicalización y patologización” (42%) y la “falta de información” (44%)

Embed

Fuente: Telefé Noticias.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate