Marcelo Lischet, gerente de Buses Paraná, cuestionó la decisión de intimar a la empresa de transporte público por menor frecuencia en las unidades de servicio.

"La Municipalidad no está viviendo la situación que está viviendo toda la ciudadanía. Tenemos mucho personal afectado por Covid y que ha sido contacto estrecho", argumentó.

"Realmente creo que se equivocan a hacer la intimación, porque sería desconocer la realidad que está viviendo la ciudadanía y el comercio en general", explicó.

"A la mañana salieron seis coches menos, porque los choferes se comunicaron diciendo que eran contacto estrecho por Covid. Y a la tarde tres personas más notificaron que no podían hacer el servicio. Con un poquito de sentido común deberíamos estar todos trabajando", indicó.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate