Los dueños de las empresas volvieron a cargar contra la falta de aportes nacionales y una estructura que se ha visto afectada por una menor carga de pasajeros durante la pandemia. Indicaron que su situación es "grave", como consecuencia del "déficit operativo" y la "falta de compensaciones adecuadas que permitan la continuidad de los servicios desde el inicio del ASPO".

Desde Buses subrayaron también que no han llegado aportes correspondientes al período de agosto desde Nación y tampoco están los aportes comprometidos por la Provincia, sumado a la ausencia de fondos provenientes desde el Municipio.

"Sin embargo y a pesar de la falta de recursos, las empresas han realizado un adelanto salarial mediante el aporte de una suma fija de $10.000 en fecha 06/10/20 y un nuevo aporte por el mismo concepto de $10.000, que se liquidaron en el día de fecha por cada dependiente, lo que representa un nuevo compromiso financiero de las concesionarias que integran la Agrupación en forma particular y sin ningún tipo de apoyo estatal, cercano a $ 10.000.000, con el único objeto de sostener a sus trabajadores y mantener la paz social, aún a costa de nuevos endeudamientos e incumplimientos de otras obligaciones" indicaron desde las empresas.

Los empresarios señalaron además como "dato objetivo" la caída de pasajeros en un 90% en relación a períodos anteriores: "Se ha afectado de modo terminal la posibilidad de afrontar las obligaciones necesarias para mantener en funcionamiento el sistema".

Para cerrar, los titulares de Buses indicaron que se agotaron las instancias posibles para buscar compromisos que permitan sostener la actividad: "Advertimos el peligro concreto e inminente de que nuestra actividad se paralice por completo ante la imposibilidad de atender los salarios de nuestros trabajadores y las mínimas condiciones financieras que permitan acceder a los insumos básicos de la operación".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate