El Servicio Federal de Seguridad de Rusia y la Interpol están buscando al supuesto organizador de un grupo criminal que introducía en Rusia cocaína procedente de Argentina, y que podría estar ocultándose en Alemania.

Tres ciudadanos rusos vinculados con el tráfico de drogas fueron arrestados en diciembre del año pasado en Moscú. Los acusados fueron detenidos 'in fraganti' en el momento en que recibieron la droga, reemplazada anteriormente por los servicios especiales.

Tras la reciente incautación de 389 kilogramos de droga hallada en la escuela de la Embajada rusa en Buenos Aires, el vicecanciller ruso Serguéi Riabkov aseguró que uno de los canales de suministro de cocaína desde el país sudamericano "no ha sido simplemente cerrado, sino bloqueado firmemente".

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, destacó "la gran eficiencia de la cooperación" mostrada durante el operativo conjunto entre Argentina y Rusia para impedir el envío de la droga hacia Moscu.

Comentá y expresate