El cazador profesional Claude Kleynhans, de 54 años, era uno de los más conocidos en Sudáfrica por su larga presencia en la región. Pese a su experiencia, él mismo resultó "cazado" por un animal salvaje y perdió la vida en el acto.

Sucedió mientras realizaba una cacería en un parque de la provincia nororiental de Limpopo, el cazador y padre de tres hijos, mató a un búfalo a orillas del río Levubu.

Momentos después, cuando se preparaba para cargar el animal en su camioneta fue atacado por un macho de la misma manada, que le produjo una grave herida en la arteria femoral que le provocó rápidamente la muerte.

Luego de conocerse la noticia del ataque sufrido, su perfil de Facebook se llenó de mensajes que reprobaban su actividad y hasta celebraban su muerte.

Fuente: Crónica.

Comentá y expresate