Al menos tres chicos de 15 años terminaron hospitalizados tras participar una batalla campal en un partido de inferiores de la Liga Amateur Platense. Ocurrió el último domingo, durante el encuentro de séptima división entre Porteño y CRIBA, en el barrio Aeropuerto, en las afueras de la capital provincial.

Embed

Todo comenzó cuando uno de los jugadores, descontento por una amonestación, le tiró una piña y una patada al árbitro del partido.

El director técnico de CRIBA -equipo local- entró al campo de juego para calmar a su jugador, pero también increpó al juez. La situación parecía tranquilizarse, pero la discusión se puso seria y los jugadores de ambos equipos empezaron a golpearse entre sí.

Entonces el descontrol fue total: padres y allegados de ambos clubes invadieron la cancha, hubo piñas, patadas voladoras y golpes a chicos que estaban tirados en el césped.

Según informó el medio local Pase a la Liga, tres chicos terminaron hospitalizados en un hospital de la zona.

Fuente: Clarín

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate