En las últimas 24 horas, 133 personas murieron en Brasil como consecuencia del nuevo coronavirus, un 20% de aumento con respecto al día anterior, informaron el miércoles medios locales.

En total, los muertos ya alcanzan los 800, y las infecciones son 15.927 -2.200 apenas el último día- de acuerdo con datos del Ministerio de Salud.

Sin embargo, el organismo público advirtió que los contagios podrían ser más, debido a que sólo se están testeando los casos graves.

La tasa de mortalidad en Brasil como consecuencia del COVID-19 aumentó un 42% en una semana: mientras a principio de la semana era de 3,5% (morían 3,5 personas por cada 100 habitantes) ahora se ubicó en 5% (mueren 5 de cada cien contagiados).

San Pablo sigue siendo el estado del país con más contagiados y muertes como consecuencia del coronavirus. Hay 6.708 contagiados y 428 muertos. Detrás vienen Río de Janeiro y Ceará.

Brasil es el país de Latinoamérica más afectado por la pandemia del nuevo coronavirus. El Ministerio de Salud, que prevé que el pico llegue entre abril y mayo.

Los altos índices de contagio y mortalidad en el país son atribuidos a la resistencia del presidenten Jair Bolsonaro a reconocer la gravedad de la enfermedad.

El mandatario cuestionó las medidas de aislamiento social recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y adoptadas por casi todos los países, enfrentándose a su propio ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, quien insiste en que su único credo en ese combate es “la ciencia”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate