Brasil comenzó con la aplicación de una nueva metodología para contabilizar víctimas e infectados por coronavirus Covid-19 y generó duras críticas de la oposición hacia el presidente Jair Bolsonaro, dado que el informe diario mostró menos del promedio habitual.

Este sábado, en una columna publicada por el diario O Globo, el secretario de Ciencia, Tecnología e Insumos Estratégicos, Carlos Wizard (aún no asumió formalmente el cargo), anunció que el país iniciaba un método diferente para el conteo de muertos debido a que los datos actuales serían "fantasiosos o manipulados" y eran "inflados".

"Hubo muchas personas muriendo por otras causas y los gerentes públicos, por puro interés en tener un presupuesto más grande en sus municipios, en sus estados, pusieron a todos como codiciosos (infectados con Covid-19). Estamos revisando estas muertes", aseveró Wizard en ese periódico.

De esta manera, se eliminó el viernes el número total de muertes y contagiados, tal como era divulgado por el Ministerio de Salud hasta el momento, y, a la vez, eliminó el sitio web que contenía todos los datos.

Debido a la falta de este espacio con los datos oficiales, Brasil fue excluido del conteo mundial que realizado diariamente la Universidad Johns Hopkins, entidad que ubicaba a la nación latinoamericana como el segundo más perjudicado por la pandemia.

En concreto, el último boletín registró 164 muertes y 5.974 nuevos positivos, demasiado lejos de los 1.005 muertos y 30.830 nuevos casos de los que se informó el viernes y de los 1.492 decesos y 31.890 positivos de los que se dio cuenta el jueves, precisó la agencia Europa Press.

Ante este contexto, el Consejo Nacional de Secretarios de la Salud (Conass) que congrega a los secretarios regionales de salud, emitió una nota para expresar: "El intento autoritario, insensible, inhumano y antiético de invisibilizar los muertos por Covid-19 no prosperá".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate