En medio del avance del coronavirus, las autoridades de San Pablo, Brasil, se preparan para lo peor. Si bien el pico máximo de casos se espera para dentro de unas semanas, la letalidad del virus, y la demora en los diagnósticos, adelantaron las excavaciones en el mayor cementerio del país.

Se trata del Vila Formosa, ubicado en el estado de San Pablo, y el más grande de latinoamérica. Allí pueden verse centenares de pozos hechos con el tamaño de ataúdes para recibir los cuerpos que estiman podrían completar cada uno de esas sepulturas.

Para realizar las excavaciones, su gobernador Joao Doria -enfrentado a Jair Bolsonaro por el manejo de la crisis- dispuso la contratación urgente de personal y dispuso la ampliación de las tumbas donde ya hay más entierros.

San Pablo es uno de los más golpeados por el covid-19. Allí, según el último reporte oficial, se registraron 188 muertos y 3.506 contagiados. Allí, las excavaciones tuvieron un aumento del 45%, de acuerdo al diario Estado de San Pablo. Misma situación ocurre en los privados donde se reforzó además la protección de sus empleados y los servicios.

Coronavirus en Brasil

De acuerdo al último reporte del Ministerio de Salud, el país registró este jueves 58 nuevas muertes por coronavirus llevando el total a 299, con un total de 7.910 casos confirmados. Esto significa una tasa de mortalidad del 3,8%, señaló la cartera.

Frente a este panorama, el gobierno de Brasil advirtió que la cantidad de casos registrados subirá considerablemente en los próximos días a medida que aumente la cantidad de pruebas de coronavirus realizadas a los pacientes.

La región sudeste del país, la más poblada y rica en recursos, concentra el 60% de los casos, publicó Radio Mitre.

Comentá y expresate