El gobernador Gustavo Bordet manifestó su opinión respecto de las marchas en la puerta de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el malestar en distintos puntos del país por las políticas del Gobierno.

"Los reclamos son siempre necesarios en una democracia. El derecho a peticionar a las autoridades está establecido en la Constitución. No está mal que la gente reclame, lo que está mal es la intolerancia, es tener costumbres y prácticas que son claramente antidemocráticas, que no respetan la decisión popular de un gobierno que ha sido electo a través del voto de los ciudadanos y que tienen que gobernar y llevar adelante un plan de gestión", postuló.

Embed

En esa línea, planteó que "si a un sector de políticos de la ciudadanía no le convence, habrá elecciones para cambiar. Esto es la democracia". "Me parece que es intolerante realizar estigmatizaciones y manifestaciones en domicilios particulares en donde no corresponde. El derecho a protestaren las instituciones que corresponde. Aquí es cuando se mezcla esta suerte de autoritarismo que va contra las autoridades legítimamente constituidas", afirmó.

"Creo que como sociedad tenemos que tener la madurez suficiente y necesaria para ser convocantes y para discutir en los ámbitos que corresponden cuáles son los criterios a seguir. Creo en una oposición responsable, constructiva. Pero no creo en volver a prácticas que en algunos casos pueden resultar destituyentes", remarcó, y ratificó: "Acá estamos ante un gobierno que legítimamente ganó las elecciones y está llevando adelante su plan de gobierno. Si a otro sector no le gusta, cuando se presenten a elecciones podrán disputarlo".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate