El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, regresó este lunes al Palacio del Planalto, sede del Gobierno en Brasilia, luego de tres semanas de ausencia en las que estuvo en cuarentena por haber contraído el coronavirus, cuya pandemia tiene en jaque al segundo país con más casos en el mundo, lo que generó una crisis por la que hoy el mandatario fue denunciado ante el Tribunal Penal Internacional (TPI).

"Vuelvo a trabajar hoy, hay muchos problemas que resolver, problemas que otros dejaron" como herencia, declaró Bolsonaro, con barbijo blanco, ante un grupo de simpatizantes que lo aguardaba frente al Palacio de Alvorada, residencia oficial en la zona este de Brasilia.

Tras la charla con sus adherentes, según reprodujo Télam, el mandatario siguió camino hacia el Palacio del Planalto, donde estaban previstas audiencias con los ministros de Economía, Paulo Guedes, y el de Defensa, general Fernando Azevedo e Silva, informó la agencia de noticias Ansa.

En las redes sociales el mandatario dijo "ya estoy inmunizado (...) pero evito los contactos".

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate