Con su popularidad en caída, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, convocó a sus simpatizantes a manifestarse en un nuevo aniversario del día de la Independencia del Brasil.

La jornada de este martes mantuvo tensión, ya que, en medio de una lucha con el Poder Judicial, esta convocatoria fue vista como una demostración de fuerza por los contrarios a su gobierno.

En el medio de las movilizaciones a favor del presidente también se vieron protestas de sectores contrarios.

Para evitar enfrentamientos se desplegaron grandes dispositivos de seguridad, sobre todo en las ciudades más importantes, como en Brasilia y San Pablo.

En Brasilia, los seguidores de Bolsonaro intentan llegar lo más cerca posible del Congreso y del Tribunal Supremo Federal. Jair Bolsonaro ya se encuentra en el lugar para acompañar las protestas y encabezar la celebración.

En su cuenta de Twitter, el mandatario publicó: "la población brasileña tiene derecho, si quiere, a salir a la calle y participar de nuestra gran cita EN PAZ Y ARMONÍA".

Embed

Las guerras de Bolsonaro

Bolsonaro también afirmó que estará presente en San Pablo durante la jornada, donde se espera la mayor movilización y donde los dos grupos - los seguidores de Bolsonaro y los contrarios - marcharán a la misma hora separados por 3 kilómetros.

Bolsonaro está en declarada guerra contra los jueces de la Corte Suprema y del Tribunal Superior Electoralluego de que se abrieran investigaciones contra él y su entorno.

Además, la otra lucha latente de Bolsonaro radica en el sistema electoral para el 2022. El actual mandatario insiste en que tiene que existir el voto impreso y califica al voto electrónico de fácilmente manipulable. Sin embargo, la ley que impulsó al respecto fue rechazada en el Congreso, lo que significó una gran derrota.

El pasado viernes, Bolsonaro dijo que las protestas serán un “ultimátum” para los jueces de la máxima corte y señaló la posibilidad de una "ruptura institucional".

Bolsonaro anunció que espera que unas dos millones de personas se reúnan en San Pablo y que esta jornada puede "marcar un punto de inflexión".

La apuesta del presidente

Muchos analistas aseguran que el presidente está apostando "el todo por el todo", intentando realizar una demostración de fuerza en caso de que una multitud asista a brindarle su apoyo o que consiga una nueva y dura derrota si la convocatoria no resulta exitosa.

El periódico brasileño Folha de Sao Paulo,calificó a las marchas como "manifestaciones golpistas" y que el presidente "necesita proyectar fuerza tras sucesivas noticias negativas para el gobierno".

Siguiendo con lo que afirman los analistas políticos, el diario afirma que "las protestas se convirtieron en una oportunidad para que Bolsonaro intentara demostrar que aún es capaz de movilizar las calles".

En definitiva, esta jornada puede marcar el camino que Brasil seguirá, pensando en las elecciones presidenciales de 2022.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

¿Qué obras considerás que el Estado debe dar mayor prioridad?

Calles y rutas
Viviendas
Agua y saneamiento
Gas natural
Otras
ver resultados

Las Más Leídas