El Papa Francisco autorizó esta mañana promulgar el decreto para la beatificación de Juan Pablo I, el Santo Padre que duró solo 33 días como máxima autoridad eclesiástica.

El Vaticano reconoció como un milagro el caso de una niña de Paraná que hace 10 años estaba en estado vegetativo y sin esperanzas de sobrevivir pero que se curó de forma inexplicable tras el rezo de su madre a Albino Luciani, aquél que por su cordialidad llegó a ser conocido como “La Sonrisa de Dios”.

Ariel Follonier, párroco de la Iglesia San Agustín de Paraná, brindó explicaciones sobre el acto de beatificación y contó cuál es su sentimiento al respecto. Según el sacerdote, el acto de beatificación "atiende a dos cuestiones fundamentales": la persona "es un modelo a imitar y es un intercesor ante Dios".

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

Ante una mejor situación sanitaria, ¿qué es lo que más te preocupa hoy?

Inseguridad
Economía del país
Problemáticas sociales
Problemáticas ambientales
Otros problemas
ver resultados