La casa de Sandra y Tomás, en Paraná, avanza a paso firme, gracias a la solidaridad de quienes colaboraron para que la mujer y su hijo puedan tener una vivienda. Si bien ya comenzaron a levantar las paredes, les hace falta más ladrillos.

Su historia fue dada a conocer por el Nueve, hace pocos días. Sandra contó cómo escapó de su casa, víctima de violencia de género, junto a Tomás que tiene parálisis cerebral y es convulsivo epiléptico. Ahora, con la ayuda de vecinos y el aporte de quienes gentilmente han colaborado con materiales, están pudiendo levantar un habitación acorde a sus necesidades.

40e2b97c-bd7d-41ed-8d45-6248881d5150.jpg
79dfc7ae-b2be-4219-85a7-30cb9aa9d469.jpg

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate