Los números de la industria de la carne bovina muestran signos de recuperación, en medio de la sequía que afectó a los campos. Según datos de dos cámaras que nuclean a los frigoríficos, creció la producción y el consumo de vacuno. Sin embargo, ante una sobreoferta en el mercado advierten un descenso de los precios de la hacienda.

Durante el primer trimestre del año, los frigoríficos sacrificaron un total de 3,2 millones de cabezas, lo que significó un 6% más que en igual lapso de 2017. Tomando los últimos primeros trimestres, desde 2009 a la fecha, se trata del período de mayor nivel de faena de vacunos, publicó El Cronista.

Según especificó el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas, en relación al promedio de la última década fue un 3,5% mayor, pero si se compara con la segunda mitad de la década de 2000, estuvo un 5% por debajo.

"Al considerar el promedio diario de animales sacrificados se observa que superó a enero de 2018 y que también fue el nivel más alto desde 2009 para el mes de marzo", detalló Mario Ravettino, presidente de dicha entidad, que añadió que aunque el período comentado es atípico por la Semana Santa, todo indicaría que la faena de vacunos se mantiene "firme aunque amesetada", en un nivel que oscila en 1,1 millones de cabezas al mes.

Por su parte, desde la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (CICCRA) también difundió sus datos, en el que destacó que en el primer trimestre el crecimiento de la faena fue del 5,8%, en un total de 345 establecimientos. Los diez frigoríficos que más animales faenaron en el año explicaron poco más de 19% de la faena total, mientras que los 40 establecimientos con mayor nivel de actividad concentraron 51,4% del total.

Comentá y expresate