En medio de un operativo de seguridad inédito, con una Washington casi militarizada, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, tomó posesión de su cargo en las escalinatas del Capitolio este miércoles.

Durante su discurso de investidura, el demócrata, de 78 años, remarcó: “Toda mi alma está en unificar a nuestra nación”. Y agregó que “sin unidad, no hay paz. Solo amargura y furia, un estado de caos”. Por lo que llamó a “unir fuerzas” y a mirarse como “vecinos” y no como “adversarios”.

Biden celebró que “la democracia prevaleció” tras el mandato de su predecesor, Donald Trump, y definió este 20 de enero de 2021 como “el día de la democracia, un día de esperanza de renovación y de decisión que va a ser importante”. Y enfatizó: “Celebramos el triunfo de una causa: la democracia. La voluntad del pueblo se escuchó”.

El recién asumido presidente hizo referencia a lo ocurrido el 6 de enero, al señalar que “la violencia sacudió los fundamentos del Capitolio”, haciendo alusión a la irrupción de un grupo de seguidores de Trump en el edificio. En este sentido, destacó que la situación llevó a la nación a unirse “como una sola, indivisible” para proseguir con la transferencia pacífica del poder.

Biden se refirió a “la resiliencia” de la Constitución estadounidense y a la fortaleza de su país para poder continuar hacia “una unión más perfecta”. “Vamos a avanzar con urgencia porque tenemos mucho que hacer”, resaltó, frente a lo que detalló que hay “mucho que reparar” pero también “mucho que ganar”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate