El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, anunció que no se entregará voluntariamente a la Policía Federal, pero en la cárcel de Curitiba ya hay una celda especial para él.

"Es una sala simple, vacía. Sólo tiene una cama, mesa, silla y acceso a un baño, nada más. Es lo más simple posible, pero estará separado de los demás", informó el comisario Igor Romario.

De acuerdo con O'Globo, hace dos meses que la PF comenzó a refaccionar la celda de 15 metros cuadrados en la prisión de Curitiba. Antes era un cuarto para policías que venían de otros estados para operativos, así que no tiene rejas y cuenta con agua caliente.

Lula tendrá derecho a dos horas de aire libre al día y se le permitirá recibir a sus familiares en un cuarto privado una vez por semana. El ex presidente estará custodiado las 24 horas por personal penitenciario.

Pero luego Lula será trasladado al Complejo Médico Penal de Pinhais, ubicado en Sao Jose dos Pinhais, también en Curitiba, informó O Globo.

En el fondo de ese penal para psiquiátricos y enfermos hay un pabellón destinado a ex policías y criminales "de cuello blanco". Las celdas ahí tienen 12 metros cuadrados y están separadas por puertas de rejas metálicas. Las celdas están pensadas para dos internos, pero Lula estará solo.

Fuente: Minuto Uno.

Comentá y expresate