Cameron Underwood, de 26 años, volvió a sonreír después de pasar por un trasplante de cara en el que los médicos le reconstruyeron desde la nariz hasta el mentón pasando por los pómulos y maxilares.

Underwood, de California, Estados Unidos, fue operado en 2017, menos de un año después de que intentara quitarse la vida de un disparo en la cara. Esta semana se difundieron nuevas imágenes de cómo avanza su recuperación.

El joven fue operado en el NYU Langone de Nueva York por el cirujano Eduardo Rodríguez y un equipo de 100 profesionales que estuvieron pendientes de mapas computarizados de su estructura craneal y guías impresas en 3D en lo que fue el trasplante de cara más extenso y profundo de la historia.

Los médicos extrajeron al donante, William Fisher, de 23 años, los huesos maxilares y mandibulares, el paladar, las encías y dientes, el suelo de la boca, los párpados inferiores, las mejillas y la nariz, informó The Sun.

Apenas la lengua y los párpados superiores son los originales de Underwood, pero el resto de sus facciones son obra de las conexiones hechas por los médicos. "Me siento muy agradecido", aseguró el muchacho a 11 meses de la operación.

"Aunque todavía estoy recuperando la sensación y la movilidad, más que nada de mis labios, estoy muy contento con los resultados. Tengo una nariz, una boca para sonreír, para hablar y comer sólidos de nuevo", expresó.

Fuente: Minuto Uno.

Comentá y expresate