Un equipo que preparó un material gráfico exclusivo sobre diversos gatos salvajes para un programa especial de la cadena estadounidense PBS —emitido la semana pasada— señaló, con base en sus observaciones, al gato patinegro como el 'asesino' más mortífero entre esta familia de animales.

Esa especie, cuyo nombre científico es 'Felis nigripes', es uno de los felinos más pequeños que existen y habita en el territorio de Botsuana, Namibia y Sudáfrica. Su pelaje es de un tono marrón rojizo con manchas negras y marrones que forman anillos en las patas, el cuello y la cola.

Este félido tiene entre 36 y 52 centímetros desde la nariz hasta la punta de la cola y aproximadamente 20 centímetros de altura, con un peso de entre 1 y 3 kilogramos, de modo que su tamaño es incluso menor que el de un gato doméstico, detalla el portal Live Science.

Pero a pesar de su modesto tamaño y de su cara redonda, que puede inspirar ternura, se trata de un carnívoro y cazador despiadado que supera con creces en eficiencia a algunos de los felinos salvajes más grandes y temidos del planeta.

El gato patinegro mata, en promedio, entre 10 y 14 roedores o pequeñas aves, cazando una presa aproximadamente cada 50 minutos. De este modo, la tasa de eficiencia de este pequeño 'asesino' asciende a un 60%, mientras que el león suele atrapar a sus presas en apenas un 20 o 25% de los intentos. Los expertos explican este apetito insaciable con un metabolismo acelerado, necesario para que estos pequeños depredadores puedan mantenerse constantemente al acecho y llenos de energía.

El gato patinegro llega a recorrer más de 32 kilómetros durante una sola noche —la mayor distancia entre todos los félidos pequeños—, por lo cual fue especialmente difícil registrar en cámara a este animal en acción. Así, los autores del documental necesitaron colocarle al ejemplar filmado un collar con señal de radio junto con cámaras equipadas con lentes especialmente sensibles a la luz.

Embed

Comentá y expresate