La madrugada de este jueves, un hombre entró a la casa que alquilaba el turista Adam Zindul, de 37 años, junto a su novia brasileña. Al ingresar al lugar, ató al hombre a una silla, lo amordarzó y golpeó. Luego, lo asesinó a puñaladas. Mientras que su pareja, fue violada, golpeada y dada por muerta. Pero ella “se despertó y salió corriendo”, contó una vecina.

Al parecer, el delincuente habría entrado a la casa, ubicada en la Praia do Sono, a unos 20 kilómetros de Paraty, en busca de dinero y joyas. El hombre era de Lituania y la mujer brasileña. Estaban vacacionando en el pueblo de Paraty.

La mujer está internada en el Hospital Municipal de Paraty. La Policía de Angra dos Reis, en la Costa Verde del estado de Río de Janeiro, informó que había detenido a un sospechoso.

El gobernador de Río, Wilson Witzel, cuando asumió dijo que había bajado la cifra en tiroteos en su estado en 2019. Según la organización Fogo Cruzado los tiroteos cayeron un 24% en 2019 a 7363, de 9642 en 2018, aunque las víctimas aumentaron levemente. En las redes sociales, el mandatario dijo: “A lo largo de 2019, actuamos rigurosamente contra el crimen y además valoramos a nuestra Policía".

En tanto, la violencia en Río de Janeiro y sobre todo, la política de gatillo fácil de la Policía, es uno de los obstáculos para el turismo que busca el presidente Jair Bolsonaro, publicó Mitre.

Según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, la ONG mexicana informó que Brasil tiene 14 de las 50 ciudades más violentas a nivel internacional.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate