El oficial Diego Rosales, de 30 años, fue asesinado este domingo a la madrugada al recibir un balazo cuando con otro efectivo entró a una casa en medio de la persecución de unos jóvenes que habían salido de una fiesta clandestina en la zona sur de Mar del Plata.

Los trágica secuencia se desató cuando a las 4 de la madrugada un patrullero de la comisaría quinta se trasladaba por una denuncia de una fiesta clandestina. El oficial Diego Rosales llegó a las calles Jorge Newbery y Pesquero Narwal, ubicado en el Barrio Parque Estrella Maris, y vio que jóvenes que salían de la reunión ilegal le tiraban piedras a un taxista.

Tanto Rosales como su compañero intervinieron y arrancaron una persecución que terminó de forma inesperada y trágica cuando los jóvenes se refugiaron en una casa de la calle Pesquero Quovadis. Ambos oficiales entraron a la vivienda, pero en ese instante el dueño de la casa de 69 años disparó: el tiro impactó de lleno y mató al efectivo. Tras la detonación y los llamados desesperados de su compañero, comenzaron a llegar al lugar varios patrulleros para asistir al policía y llevarlo de urgencia hasta el Hospital Privado de Comunidad. Sin embargo, los médicos no pudieron hacer nada.

Por el crimen el dueño de la casa Amílcar Morán quedó detenido por el delito de homicidio agravado por el uso de arma y el caso es investigado por el fiscal Alejandro Pellegrinelli. Según el diario La Capital de Mar del Plata, por las características del hecho podrían quedar en libertad en las próximas horas. En tanto que la Justicia de menores tomó intervención e imputó a varios de los jóvenes por violación de domicilio.

El fin de semana pasado tuvo lugar en Mar del Plata una multitudinaria fiesta clandestina con unas 300 personas en un conocido balneario de Mar del Plata. La celebración se había realizado el sábado pasado a pesar de Decreto de Necesidad y Urgente (DNU) que impone severas multas a quienes infrinjan la disposición vigente.

Sus organizadores corren riesgo de recibir multas millonarias en el marco de las restricciones impuestas por la pandemia. El operativo se llevó a cabo en el balneario La Caseta, en el kilómetro 10,5 de la ruta 11, en el barrio El Alfar, sur de Mar del Plata.

Los asistentes al evento se encontraban sin barbijo y tampoco cumplían el distanciamiento social recomendado en el marco de la pandemia. La fiesta clandestina había sido organizada por un hombre de 32 años. La causa quedó a cargo de la Justicia Federal. Todos los asistentes fueron acompañados hacia la salida para preservar la seguridad del egreso, informaron fuentes comunales.

El municipio de General Pueyrredón adhirió al sistema provincial de sanciones que prevé el pago de hasta 4,3 millones de pesos por organizar este tipo de eventos clandestinos en el marco de la pandemia de COVID-19. El balneario fue clausurado aunque no se informó sobre detenciones.

Fuente: TN

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que el horario de cursado se extienda una hora?

53.92% Si, estoy de acuerdo
46.08% No estoy de acuerdo
Total 102 votos

Las Más Leídas