Rodrigo Alves muestra con orgullo su cara tras convertirse en "el Ken humano", pero cuando se trata de probar su identidad ante la Policía, como le pasó hace poco en Berlín, el archivo lo condena: ya no se parece a la foto de su pasaporte.

"Estaba grabando para un programa del canal PRO7 de la televisión alemana y durante el rodaje el equipo fue interrumpido por la Policía, que pidió ver nuestras identificaciones. Querían saber si teníamos permiso para filmar en la calle", explicó Alves.

El mediático de 35 años aseguró que todos los papeles estaban en regla, menos uno: su pasaporte: había llevado uno expirado con una foto vieja, informó el sitio inglés Daily Mail.

"No les fue posible identificar mi cara porque ahora me veo muy diferente a la foto. Alguien tuvo que traer mi pasaporte nuevo para que me dejaran ir", aseguró Alves, que se tomó con mucho humor la situación.

Algo parecido le pasó en septiembre de 2017 cuando estuvo tres horas demorado en el aeropuerto de Dubai por el mismo motivo.

Fuente: Minuto Uno.

Comentá y expresate