En el mencionado encuentro, que fue el último de la temporada, Zaragoza se impuso por 2 a 1 y logró la permanencia en Primera división y Ponzio fue uno de los futbolistas que debió explicar los motivos de los movimientos que tuvo su cuenta bancaria en los días previos al partido.

Según indicó el diario Marca de España, el mediocampista señaló que fue Agapito Iglesias, el entonces presidente y dueño del Zaragoza, el que lo llamó para explicarle la situación que tenía y que necesitaba su colaboración.

"Recibo una llamada del presidente. Me dice que me iba a ingresar un dinero, que tenía que hacer un favor y que lo retire para devolvérselo. No se lo devolví a él sino a una persona de confianza de él en La Romareda", señaló Ponzio.

Asimismo añadió: "Me dijo que era para hacer frente a entradas y autocares -colectivos- para el desplazamiento. No era un directivo, no sé quién era, pero lo veía con él, pertenecía al club".

Después, a requerimiento del fiscal, Ponzio dijo que recibió la llamada y que se encontró con el presidente en un restaurante donde le hizo la propuesta y, como el resto de compañeros, lamentó no haber pedido un justificante a Iglesias de haberle entregado el dinero.

"No lo hice. Fue una equivocación mía", comentó el futbolista de River durante el juicio que seguirá en los próximos días con las declaraciones y se prolongará hasta el 30 de septiembre.

En caso de ser declarados culpables, las penas para los imputados serían de dos años de prisión y seis de inhabilitación.

Temas

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate