Las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias -PASO- del 11 de agosto fueron un verdadero cimbronazo: ninguna encuestadora había anticipado el resultado, causó un shock en la economía y dejó al Gobierno más de 15 puntos detrás del kirchnerismo de cara a la votación definitiva. Ahora comenzará oficialmente la campaña para las presidenciales del 27 de octubre.

La amplia diferencia que obtuvo Alberto Fernández generó un nuevo escenario de cara a la campaña final: todas sus declaraciones son leídas con mucha atención por los actores económicos lo que obligó al presidente Mauricio Macri a tender un acercamiento para llevar tranquilidad y estabilizar los mercados. Sin embargo, la situación puede cambiar en una campaña electoral donde ambos buscarán diferenciarse.

Para soñar con la reelección, el Presidente y su compañero de fórmula, Miguel Pichetto, están obligados a recortar la diferencia para tratar de llegar a un balotaje. Con esta idea en mente, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, ya mostró gestos de diferenciación de Mauricio Macri: la funcionaria necesita remontar una diferencia aún más grande -16,56 puntos- sin la posibilidad de ir a una segunda vuelta.

La estrategia, que comenzó a prepararse en La Plata tras la dura derrota ante el exministro de Economía, Axel Kicillof, incluye "más territorialidad y conversación con los vecinos", según reconocieron los propios dirigentes bonaerensese.

Así, Vidal se enfocará principalmente en la campaña en la provincia de Buenos Aires y participará de pocas actividades conjuntas con Macri, de modo tal que se alejará de la foto de "equipo" a la que Juntos por el Cambio apostó en la carrera hacia las primarias. Además, buscará mostrarse receptiva del mensaje que la ciudadanía le envió en las urnas y apelará a recorridas por el territorio de más bajo perfil pero con mayor contacto con el ciudadano de a pie.

Esto también marca una diferencia con la campaña de Macri, dado que la difusión de mensajes a través de las redes sociales es una de las herramienta predilectas de Marcos Peña. De hecho, el jefe de Gabinete comenzó a implementar esta táctica solo días atrás, quien ya mostró su intención de mantener esta táctica, cuando a través de un audio pidió a los militantes oficialistas salir a convencer a "diez votantes cada uno".

Fuente: TN

Comentá y expresate