Clarisa Sobko, militante de la Agrupación Hijos de Paraná, criticó la modalidad de "juicio escrito", implementada en la denominada Área Paraná II, un desprendimiento de la megacausa Área Paraná, y que comenzó a desarrollarse este lunes en los Tribunales Federales de Paraná.

"Estos son los primeros pasos del juicio, donde hay una nueva jueza que mira la prueba, produce testimoniales, llegan los alegatos y luego habrá una decisión. Es un juicio escrito, que creemos que no es conveniente para los imputados ni para nosotros, porque hace mucho más lento todo el proceso. Asimismo son las reglas con las que jugamos y las aceptamos" remarcó Sobko en contacto con el Nueve.

La integrante de Hijos criticó apuntó además a las demoras que han caracterizado a la causa: "Después de 41 años llegamos a esta instancia, pero en el medio Margarita Alegre de Papetti, mamá de Jorge Emilio, falleció y no pudo transitar estos pasos de Justicia, y que traen cierta reparación. Y se fue por la lentitud". Y apuntó: "Por eso mismo se clausuró una primera parte, se obtuvo sentencia y hubo una continuidad con ciertas investigaciones, que realmente no sabemos cuáles son porque no había demasiado para investigar".

Asimismo, y para finalizar, Sobko resaltó la felicidad de que se lleve adelante una nueva instancia judicial en torno a delitos de lesa humanidad: "Estamos contentos, vamos a ver, declararán dos compañeros, víctimas y familiares de sobrevivientes, para darle lugar luego una larga lista de miembros de las fuerzas militares y de seguridad".

La causa Área Paraná II juzga a ocho genocidas -quienes no se hicieron presentes este lunes en los Tribunales Federales-, entre los que se encuentran Naldo Miguel Dasso, José Anselmo Appelhans y Gonzalo López Belsué, todos ellos acusados por el secuestro, las torturas y la desaparición del militante Jorge Emilio Papetti , ocurridos entre Concordia y Paraná en 1977.

Comentá y expresate