Estamos a tiempo para todo. A tiempo para cuidarnos, curarnos, tomar decisiones, elegir, desechar, privilegiar, cambiar, volver, avanzar, detenernos a pensar y, básicamente, estamos a tiempo de tomar decisiones. Allí reside nuestro irreductible destino: aceptar que debemos tomar riesgos. Que siempre estamos expuestos al nuevo camino. Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos. En esto se nos va el tiempo y la vida. De cumplir esta consigna depende la concreción de los sueños.

Ninguna experiencia es transferible, aseguran los psicólogos. Y esto es innegable. Por tanto, nadie podrá entender el proceso de dolor de otra persona, por más gráfica y elocuente que sea ésta para describirlo.

Y no sólo eso; el umbral del dolor no puede ser normatizado o generalizado ya que las vivencias, fortalezas, cultura, contextura física, el trabajo, etc, etc, etc…. La relación de cada uno con un dolor determinado está sometido a un vínculo singular.

De este modo podemos afirmar que una enfermedad o dolencia no puede ser mensurable y nadie está en condiciones de asegurar que algo le duele más o menos que un semejante.

En fin, el dolor es una vivencia muy personal que está atravesado por un sinnúmero de variables que lo convierten en un proceso personalísimo que no se puede jerarquizar o subestimar.

En el Centro de Kinesiología y Estética Armándola (CKEA) somos muy respetuosos del dolor de cada paciente y tenemos un protocolo de atención donde privilegiamos la atención personal, la contención individual y apelamos a la humanización y disponemos de un alto rigor profesional ante cada síntoma.

Es que el dolor es una señal que nos arroja el sistema nervioso y que nos informa que algo no anda bien. Es una sensación desagradable, como un pinchazo, hormigueo, picadura, ardor o molestia.

En este punto, lo primero que debemos hacer los profesionales de la salud es identificar científicamente la fuente de ese dolor y actuar en consecuencia. De allí que en CKEA siempre apelamos a la consulta al médico de cabecera ante cualquier duda.

Esta acción puede evitar males ulteriores y brinda tranquilidad al paciente y al profesional.

Para algunas dolencias específicas, nosotras te proponemos una técnica muy clara y segura, que se ha probado en todo el mundo y brinda resultados satisfactorios: las ondas de choque.

Tecnología para la salud.

El tratamiento de ondas de choque está basado en una onda acústica que lleva mucha energía a los puntos dolorosos y tejidos musculoesqueléticos con condiciones subagudas, subcrónicas y crónicas. La energía promueve la regeneración y procesos reparativos de los tendones , músculos y otros tejidos blandos.

De allí que la recomendamos porque consideramos que esta técnica -aplicada con un diagnóstico certero y preciso- puede actuar en forma focalizada y atacar la fuente de algunos dolores específicos que solemos sufrir en distintas partes del cuerpo.

Las ondas de choque resuelven problemas, que de otra forma podrían requerir medicación, inyecciones y/o cirugías. En nuestro instituto lo recomendamos habitualmente ya que no es invasivo y permite un manejo circunscripto del dolor agudo y crónico.

La experiencia en CKEA, también, nos permite afirmar que ha resultado muy satisfactorio en algunos deportistas que llegan con dolores agudos -potenciados por la exigencia propia que el deporte somete a su cuerpo- y es prescripto para la terapia ortopédica y en la medicina de rehabilitación.

Hemos podido advertir que con las ondas de choque se produce una recuperación rápida, ayudando a reducir exponencialmente los tiempos de las terapias tradicionales.

Rehabilitación.

Las ondas de choque, generalmente y en casos controlados, aplicados por profesionales muy familiarizados con la tecnología y con conocimiento del proceso de rehabilitación requeridos, son recomendables.

Nosotros proponemos aplicar esta técnica en algunas patologías muy específicas donde están comprobadas mejorías toda vez que el tratamiento se realiza correctamente. Estas son algunas:

• Tendinosis de hombro

• Bursitis del hombro

• Epicondinitis lateral y medial

• Tendinosis rotuliana

• Bursitis trocantérica

• Aquilodinia

• Fracturas mal consolidadas

• Roturas por sobrecarga

• Pseudoartrosis

• Necrosis avascular

• Fascitis plantar

• Metatalsargias

Tal como hemos comentado, las ondas de choque en fisioterapia son muy efectivas en caso de dolores crónicos, sobre todo en la zona de los hombros, puntos gatillo, lumbalgias, entre otros.

Lesiones.

La literatura médica asegura que este método también es muy utilizado en los casos de fracturas, para contribuir a que la regeneración ósea sea adecuada.

En este sentido, también, es muy valiosa en la regeneración de tejidos musculares, como en el caso de tendinitis, esguinces o distensiones.

Una de las lesiones más habituales en deportistas, es la fascitis plantar, ya que someten las articulaciones a un alto impacto y esto puede tener secuelas no deseadas porque afectan el normal desarrollo de la actividad deportiva; pero también acarrea distintos tipos de dolores.

Las ondas de choque son muy utilizadas para tratar estos casos porque, además de determinar efectividad, su acción positiva favorece la elasticidad de la fibra muscular.

Claramente, podemos dar fe que los efectos de la aplicación de las ondas de choque en fisioterapia son muy positivos. Muchos pacientes pueden testimoniar esto. Y esto sucede porque se genera el aumento de producción de colágeno (necesaria para la reconstrucción de cualquier tipo de tejido), curación de inflamaciones crónicas, eliminación de calcificaciones y la formación de nuevos vasos sanguíneos.

En CKEA ponemos a disposición de nuestros pacientes la innovadora y vanguardista Terapia de Ondas de Choque Extracorpóreas y sus beneficios.

Sobre este aspecto, y una vez que hayamos convenido que estamos ante el tratamiento pertinente, es dable informarle al paciente que el número de sesiones oscilan entre cuatro y ocho sesiones, rango que prescriben efectividad y recuperación, aunque la variación dependerá de cada paciente y su contexto.

Cada sesión debe producirse con un espacio de entre siete y diez días cada una, y la estadística muestra resultados muy convenientes, especialmente en pacientes con patologías en estructuras de hombro codo, mano, caderas, rodillas y pies.

Nosotras te esperamos para evacuar cualquier duda acerca de esta técnica muy extendida, y nos ponemos a total disposición para establecer un plan de trabajo que morigere el nivel del dolor y, con las ondas de choque, mejore tu calidad de vida.

Para más información podes escribir al WhatsApp3434462213 o en nuestras redes: instagram: @ckearmandola

Facebook: CKEA de María José Armandola

Dirección: casa central.: Vélez Sarsfield 721. sucursal: Mitre 171 los dos en el Parque Urquiza de Paraná.

Comentá y expresate