Jimena Barón sorprendió a todos al cerrar su cuenta de Twitter. Horas después, dio de baja su Instagram y muchos se preguntaban sobre el motivo que la llevó a tomar esta drástica decisión.

Lo que sucedió es que en plena víspera de Navidad, la cantante compartió un video en sus redes, donde se la ve bailando al ritmo de "Jingle Bell Rock" con un top y una diminuta tanga junto a su pequeño hijo, Morrison, fruto de su ex relación con Daniel Osvaldo.

Aquella filmación recibió miles de críticas y un gran repudio en el mundo digital. Es por eso que, cansada de los comentarios negativos, la actriz alejarse de la exposición 2.0.

Al ser consultado por su determinación, el periodista Ángel de Brito respondió lapidario en su Instagram: "No me contesta (los mensajes), muy maleducada".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate