Jorge Amor Ameal, presidente de Boca, aseguró que "está todo en condiciones para jugar el partido" ante Atlético Tucumán de esta noche pese al allanamiento de ayer por la tarde en La Bombonera, donde se retiraron las cámaras de seguridad y los DVR, aparatos que se encargan de grabar y almacenar las imágenes, a raiz de la pelea en las piletas del club.

En diálogo con Radio Mitre, Ameal insistió con que los enfrentamientos del martes no fueron entre dos facciones de la barra. Sin embargo, entre los implicados hay integrantes del grupo de La Boca y el de Caseros, e incluso algunos testigos informaron que hubo botellazos y hasta amenazas con un cuchillo: "Ahora acá mandamos también nosotros", habría dicho uno de los involucrados.

Por otra parte, el presidente del Xeneize se desligó de los hechos y dejó entrever que la anterior dirigencia podría estar detrás del allanamiento: "La política no se tiene que meter en el club", afirmó. Además, se mostró sorprendido "por la actitud del fiscal" (Juan Bautista Mahiques) y lo instó a "que busque donde tiene que buscar".

La pelea en las piletas se trataría de un nuevo capítulo de una serie de incidentes que se profundizaron después de la llegada Ameal al club. Los motivos: disputa de poder. Es que Mauro Martín y Rafael Di Zeo jugaron para el oficialismo y su candidato Christian Gribaudo, mientras que Fido Debaux y Maximiliano Mazzaro, dos viejos referentes, lo hicieron para Ameal, el ganador, y ahora reclaman "su parte" de la torta.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate